Vino de la semana

La Bicicleta Voladora 2015

Bodega La Bicicleta Voladora
D.O./Zona Rioja
Tipo de vino Tinto
Elaboración/Crianza En depósitos de hormigón y huevos Flextank durante siete meses
Variedad/es Tempranillo y viura
Precio aproximado 10 euros

Comentario

Germán R. Blanco -con una misteriosa R con su punto y todo- es un tipo inquieto. Hablar con él te obliga a acelerar tu propio metabolismo, porque necesitas aumentar el número de pulsaciones por minuto y apresurar la cadencia respiratoria para ponerte a su ritmo y poder seguirle. Gracias a esa matriz espiritual inquieta, Germán es capaz de llevar cuatro bodegas al mismo tiempo: Quinta Milú en la Ribera del Duero, Casa Aurora y San Esteban en el Bierzo Alto y, la que hoy protagoniza esta sección, La Bicicleta Voladora en la D.O.Ca Rioja. Entre las cuatro elabora nada más y nada menos que diecisiete vinos distintos.  

La añada 2015 de La Bicicleta Voladora es la primera de esta nueva bodega que Germán, junto con el enólogo Javier Colio, ha montado en Rioja. A estas alturas ya se puede encontrar 2016 en tiendas especializadas, pero nosotros nos hemos topado con la añada fundacional y de esa les vamos a hablar.

La Bicicleta Voladora 2015 es uno de esos vinos que se pueden definir como “nítidos” y “pulidos”. En nariz hay toques florales -violetas-, mucha fruta -moras-, algo de hierba húmeda y suaves matices tostados. No es una nariz potente ni, mucho menos, abrumadora. Los aromas son sutiles y tienen un aire elegante. En boca es puro frescor:  más ancho que redondo y con una acidez muy buena que lo hace bastante largo. El tacto es bueno, ligeramente “terroso” y el tanino es lo bastante “terso”, por lo que el vino es muy bebible desde el primer momento.

Esta bicicleta se bebe “sin sentir”. Es un tinto perfecto para el verano -que no un “tinto de verano”-. Tiene de todo sin exageraciones y, principalmente, una frescura que invita a seguir y seguir bebiendo. Por cierto, aunque sea un Rioja, no busquen vainillas que no las van a encontrar. Es un vino sin madera y eso se agradece. La producción es de unas catorce mil botellas, así que no estamos ante uno de esos “unicornios” imposibles de encontrar en el mercado. No se quejen.

Comida

Por lo fresco que resulta, se puede beber sin acompañamiento. Así que ¡beban sin parar!

2 Comments

Leave a Reply