Preludio a los festejos de la SherryWeek

By 7 Noviembre, 2016 Jerez No Comments
Cartel de la edición 2016 de la SherryWeek

Cuentan que allá por el siglo XVIII existía un Gremio de la Vinatería de Jerez cuyo patrón era San Ginés de la Jara y que, en honor a él, celebraban una gran fiesta cada 25 de agosto, fecha coincidente con la vendimia en la provincia gaditana.

No sé mucho sobre en qué consistirían los festejos, si habría romería, o algún dulce típico, o verbenas populares, amén de los prescriptivos cultos al santo. Lo que sí está mejor documentado es cómo en el mes de septiembre de 1948 Jerez celebró su primera fiesta de la vendimia.

Es justo reconocer que había mucho que festejar, tras el decaimiento de las exportaciones a finales del siglo XIX, el repunte que se atisbaba gracias a la ingente labor realizada se vio ralentizado por las dos guerras mundiales, por lo que tres años al término de estos períodos bélicos, había motivos suficientes para la fiesta, el optimismo y la esperanza.

Ahora que, tras otro ímprobo esfuerzo, Jerez vuelve a estar en el mapa y los aficionados y profesionales del mundo entero giran sus copas hacia sus vinos, ahora parece que vuelvan los motivos suficientes para la fiesta, el optimismo y la esperanza. ¡Vuelve la SherryWeek! En una tercera edición que, fervientemente, confiamos sea preludio de otras muchas.

Venencia de distintas tipologías del Jerez sobre un grupo de copas
Así que disfruten del jolgorio, déjense llevar por el frenesí y beban estos grandes vinos como si no hubiese un mañana. ¡Pero cuidado! No olviden que después de la ingesta alcohólica llega la maldita resaca y a la bonanza de los años 70 del pasado siglo, siguieron las penurias que aún asolan al Marco.

El único consejo que puedo darles es que no dejen que se ponga fin a las celebraciones, sigan bebiendo jerez la semana próxima, y la siguiente, y la de después. Sólo de esta forma lograremos mantener alejada la resaca y los vinos de Jerez volverán a ser néctar de dioses, bebida de reyes, inspiración de artistas, recomendación de médicos y, muy especialmente, un motivo más que suficiente para que, el resto de mortales, queramos seguir vivos.

Leave a Reply