Dicen que el término un millón no se empleó hasta el año 1300; hasta entonces, la palabra fijada para designar la cantidad más elevada era miríada (10.000). Cuentan que, en épocas pasadas, cuento y millón eran sinónimos y ¿saben qué? aún lo siguen siendo. Aunque a mí, tal vez por la exactitud de las matemáticas, la acepción que más me gusta sea la de número muy grande indeterminado, como en “ni en un millón de años”, o cuando enviamos “un millón de besos”.

Y ahora la Enoarquía ha superado el millón de visitas y me parece un cuento y se me hace difícil de cuantificar y me gustaría enviar un millón de gracias y compartir un millón de vinos.

Todo empezó coincidiendo con los inicios del decimotercer año del tercer milenio de nuestra era. Por aquel entonces Siria ya estaba en guerra. Murió Hugo Chávez y los que creyeron en la llegada de mejores tiempos para Venezuela, hoy no están para alegrías. Nos dejó Nelson Mandela y aún seguimos huérfanos de quien guíe a esta humanidad desnortada. Un Sumo Pontífice se bajó en marcha del cargo, y fue algo tan atípico, como que el Papa que le sustituyese viniese de América y fuese jesuita. Siempre hay una primera vez para todo, incluso para lanzar una página web de vinos junto a unos amigos.

Ya para entonces, los blogs estaban denostados y empezaban a oler a rancio. Pero como nosotros nunca nos consideramos un blog, pues seguimos tan felices. Por cierto, escribiendo de blogs, uno de renombre y de temática similar al nuestro, ese mismo año y también en su quinto cumpleaños, llegó al medio millón de visitas y a mí me pareció un logro increíble. Ni soñaba con que la Enoarquía llegase a su V Enoversario, ni mucho menos que duplicaríamos la ingente cifra de visitas.

Fotografía de @davideragusa en Unsplash

Lejos de acomodarnos en la auto complacencia, en la Enoarquía ya soñamos con los vinos que vendrán, con los viajes que haremos, con los nuevos amigos que conoceremos. Y soñamos con seguir contándolo y con que sigan a nuestro lado. Porque compartido todo sabe mejor.

Un millón de gracias.

Comenta

Centro de preferencias de privacidad