Bodegas Obanca y la recuperación del viñedo asturiano

By 7 febrero, 2014Cata2

La vitivinicultura española sigue dando sorpresas y alegrías. En esta ocasión, el protagonista es el viñedo asturiano perteneciente a la bisoña denominación Vino de Calidad de Cangas, situada entre los términos municipales de Allande, Cangas del Narcea, Degaña, Grandas de Salime, Ibias, Illano, Pesoz y algunas zonas del término municipal de Tineo.

El vino asturiano ha permanecido, más allá de su zona de influencia inmediata, en el anonimato casi absoluto durante más de medio siglo. Desde que alcanzó su época de máxima producción, entre los años 1930 y 1945, el viñedo de la región no ha hecho más que menguar en número de hectáreas -llegando casi a desaparecer por completo- lastrado por la dureza y complejidad de las labores, imposibles de mecanizar debido a lo abrupto del terreno, la pérdida de población en el entorno rural y el rápido crecimiento de la comparativamente más lucrativa industria minera.

trabajos

Trabajos en la viña de las Barzaniellas, de la bodega Obanca. Imagen: Bodegas Obanca

Han sido los más vetustos viticultores, apegados a sus cepas centenarias, los que han mantenido la antigua tradición y el viejo viñedo asturiano, plagado de prometedoras sorpresas que al fin se están dando a conocer. Este es el tesoro que ha permanecido conservado gracias al esfuerzo heroico de estos viticultores, que ha sido descubierto y rescatado por el equipo de Investigación de Viticultura del CSIC, como parte fundamental del equipo interdisciplinar que en la actualidad se ocupa del mantenimiento y conservación de este gran legado.

Un tesoro bien conservado

 La Misión Biológica de Galicia del CSIC comenzó el estudio de la zona a finales de 1986. La investigación empezó con una revisión exhaustiva de la bibliografía publicada con anterioridad a la llegada de la filoxera, con el objeto de buscar referencias a las variedades de vid más antiguas allí cultivadas, para después seguir buscando referencias entre los trabajos publicados con posterioridad a la plaga.

La segunda fase fue la que se podría denominar como antropológica, en la que se mantuvieron infinidad de entrevistas con los viticultores más ancianos, para así recopilar la tradición oral transmitida de padres a hijos y elaborar una lista con las sinonimias (misma variedad con distintos nombres) y homonimias (variedades diferentes a las que se denomina con el mismo nombre) con que eran conocidas las diferentes cepas, así como su procedencia y características. Después llegaría la criba de la enorme cantidad de datos recopilados y las prospecciones sobre el terreno en compañía de los viticultores.

variedades1

Durante varios años, se tomaron muestras de brotes, hojas jóvenes y adultas, racimos, bayas y semillas, y se realizó un estudio ampelográfico completo, resultando que las variedades albarín blanco, albarín tinto, verdejo negro y carrasquín son autóctonas de la zona y, por lo tanto, únicas. Más tarde, se desarrollaron los análisis de ADN, los estudios de resistencia natural a enfermedades e influencia de los microclimas, y se estableció la colección de variedades de vid.

La parte final del largo trabajo fue la destinada a la divulgación dirigida a los viticultores, para la promoción y recuperación de la viticultura heroica asturiana, así como a lograr la implicación de las administraciones locales, autonómicas y nacionales, y a dar a conocer a la sociedad las raíces, la cultura y la idiosincrasia de una zona de producción vinícola tan especial y única.

variedades2

La denominación de origen

Ante el temor a la desaparición definitiva del viñedo cangués, y de forma paralela a las investigaciones del CSIC, se fundó, en la década de los noventa, la Asociación de Productores y Elaboradores del Vino de Cangas. En 2001 se reconoció la denominación Vino de la tierra de Cangas y en 2002 se constituyó el primer Consejo Regulador. Finalmente, en 2009, se reconoció la denominación Vino de Calidad de Cangas y se aprobó el Reglamento del vino de calidad de Cangas.

Aunque Asturias es una región de temperaturas moderadas, nubosa y de elevada pluviometría, la protección que ofrecen las sierras de Bobia y Rañadoiro crea un microclima más seco y con temperaturas más elevadas, que permite una correcta maduración de la uva. La orografía es abrupta y montañosa y los viñedos se asientan en laderas de pronunciadas pendientes, en altitudes superiores a los 500 metros sobre el nivel del mar. El mantenimiento y cultivo del viñedo es duro y difícil, digno de recibir el calificativo de heroico.

Bodegas Obanca.

Con inevitable expectación pudimos catar, gracias a la vinoteca De Blanco a Tinto y de la mano del sumiller Daniel Poveda, los productos de la bodega Obanca, situada en Cangas del Narcea, pero no perteneciente a la DOP Vino de Calidad de Cangas en la actualidad. A la cata no asistió, como estaba previsto, ningún responsable de la bodega, así que Daniel Poveda, con mucha profesionalidad, tuvo que realizar las funciones de suplente inesperado.

Estas fueron nuestras impresiones:

Oro cantábrico 2012. 20 € aproximadamente.

Albarín blanco de cepas de unos 80 años de antigüedad. Fermentación en barrica de roble francés durante 4 meses.

Poca intensidad en una nariz en la que predominan las notas de pera y lima-limón, junto a algún tenue recuerdo a lías. En boca resulta algo cálido, con acidez justa para mantener a duras penas la integridad del conjunto. No es muy largo y en retronasal aparece una madera evidente que termina siendo la nota dominante

Al cambiar impresiones con otros catadores, me comentan que añadas anteriores de este vino no han mostrado ni madera ni escasa acidez, y que se trata de un trabajo bastante interesante. No era el caso de las botellas que tuvimos la ocasión de catar, por lo que puede que la añada resultara especialmente difícil o que las botellas no se encontraran en perfecto estado.

La Descarga 2011. 14 € aprox

Mencía, albarín tinto y verdejo tinto con seis meses en barrica de roble francés.

Notas azufradas que desaparecen rápidamente. Aroma de buena intensidad. Yogur de fresa, frutos rojos ácidos y mina de lápiz. En boca enseña algo de verdor y el tanino es todavía muy secante. Cuerpo medio de buen tacto y longitud. El ensamblaje resulta poco armonioso. Suponemos que mejorará con el tiempo en botella.

Llumés 2010. 18 € aprox.

Verdejo tinto de cepas centenarias que pasa nueve meses en barrica de roble francés.

De nuevo notas azufradas que desaparecen con aireación. Notas de botica dejan paso a frutas rojas ácidas y regaliz, todo ello con buena intensidad. Tanino bastante pulido; tacto sedoso y excelente acidez. Vino largo y redondo, bien estructurado, en el que todo está en su sitio.

Castro de Limés 2011. 20 € aprox

Cien por cien carrasquín de cepas centenarias. Doce meses en barrica nueva de roble francés.

Lácteos, frutos negros maduros, mina de lápiz, torrefactos, tinta y madera muy evidente. Buen conjunto aromático ligeramente desfigurado por un exceso de madera nueva. En boca es el de más cuerpo de todos, el de mayor sensación de plenitud, también con excelente longitud y acidez y tanino terso. La madera excesiva desvirtúa un vino verdaderamente original e interesante.

montajeConclusiones

Cuando uno es muy aficionado al vino, siempre llega el momento en el que termina buscando con avidez algo diferente, algo original y desconocido. Esa es la sensación que dejan estos vinos asturianos: son distintos, tienen otro estilo y su calidad es muy prometedora. En el caso de Obanca, nos encontramos ante buenas elaboraciones que ya ofrecen un nivel elevado, pero con un buen margen de mejora. El material es bueno, las uvas son singulares y esconden gran potencial, pero su delicadeza requiere un trato más sensible y considerado.

En esta ocasión nos quedamos con el Llumés, excelente y singular, el vino mejor tratado de la que probablemente sea la uva más prometedora junto con el albarín blanco. Le sigue de cerca el Castro de Limés que, con una crianza menos agresiva, podría llegar a convertirse en un referente en la zona.

A estas alturas ya deberían saber, apreciados lectores, que siempre les pedimos que prueben y decidan por ustedes mismos.

6 Comentarios

  • Bodegas Obanca no pertenece a la DOP Vino Calidad Cangas, es una bodega que hace vinos en Cangas del Narcea, pero en la actualidad no existe ninguna entidad que certifique que sus vinos se elaboran al 100% con uva de aquí, por tanto no se puede decir que es vino de Cangas, ni de Asturias y desde luego no se puede promocionar bajo la marca de la Denominación Vino Calidad Cangas

  • Carlos.M.I dice:

    Les agradezco mucho la aclaración. Ahora soy consciente de que tan solo el Llumés 2010 llevaba la contra-etiqueta de la DOP http://www.enoarquia.com/wp-content/uploads/2014/02/llumesdop.jpg y, también ahora, he encontrado los problemas de la bodega con la DOP.

    http://vinotierracangas.wordpress.com/2012/11/02/nota-de-prensa/

    ¿Obanca no elabora ya ningún vino con DOP Vino Calidad Cangas?

    El artículo ha sido corregido para aclarar la situación. Quede constancia.

    También quiero aclarar que desde enoarquía no se promociona ningún vino ni bodega. Simplemente nos hacemos eco de los vinos que tenemos la ocasión de catar y elaboramos un pequeño reportaje sobre la zona y su historia.

  • Toni dice:

    Obanca no será DOP Cangas pero sus vinos son los más puntuados de la zona junto con los de Dominio del Urogallo

  • Toni dice:

    Y enhorabuena por el post.

  • Jill dice:

    También me pregunto si utilizan levaduras indígenas, ya que no parece a ningún sitio si la bodega ha borrado la primera cosa natal que convierte la uva en vino. Me pregunto…

  • bicor gutierrez fernandez dice:

    Me alegra que en mi tierra Asturiana tener los mejores caldos vino con denominación de origen, ahora si podemos decir al mundo

    entero que no somos solo sidra quesu y fabada arroz con leche,no tenemos vino y el bueno y tenemos que empezar a producir un

    buen cava y poder competir con el mundo gastronomico

Comenta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.