El EnoFestival vino para quedarse

Reconozcámoslo ¿en cuántas salas o espacios de conciertos españoles se puede escuchar música mientras se bebe una copa de vino? La respuesta es: en ninguna. El EnoFestival nació precisamente de la frustración de esto mismo, de no encontrar ningún espacio donde poder disfrutar de música en directo y de un buen vino, como sí es habitual hacerlo en otros países de Europa. Conozco buenos ejemplos en Italia, donde la estética y combinación del arte, moda, música y vino, son más que habituales entre todo tipo de públicos. El EnoFestival ha llegado para quedarse, por necesidad, como oportunidad de socialización y como germen de transformación cultural, acercando el vino a los segmentos de público que tanto necesita el sector. El evento proporciona experiencias diferentes que demuestran que el vino es para todos y para cualquier momento, como un festival de música indie en un espacio privilegiado.

Llegué a la planta 4º del Círculo de Bellas Artes sobre las cinco, la entrada la habíamos comprado con antelación (20€). Mientras nos explicaban que debíamos canjear dinero por tickets para poder consumir en los diferentes stands de las bodegas, se oía a Luis Ramiro. El espacio estaba bien montado, ya lo conocía por otros eventos y el ambiente era muy agradable. En el hall estaban ubicados los diferentes stands de las bodegas: Berberana, Rosados de Navarra, Freixenet, Solaz: Alma de Magno y desde Ciudad Real “Casa Pepe” con sus quesos, jamones, tortillas o migas manchegas para reponer fuerzas.

Fuimos probando alguno de los cavas y rosados hasta que comenzó el concierto de Alondra Bentley, estuvo fantástica, sensual y delicada. Los rosados navarros fresquitos y golosos, entraban muy bien. A las siete nos dirigimos hacia la zona de catas ubicada junto a los ventanales, desde allí, las vistas eran increíbles. Hicimos cola y justo cuando llegó nuestro turno nos dijeron que los tickets eran otros, que eran especiales para cada cata, aclaro que el precio eran 3€ por cata. Nos tocó ir a cambiarlos, pero ya no quedaban, creo que estuvo mal explicado desde el inicio. Aun así, nos cogieron los normales y pudimos participar, la gente de la organización estuvo estupenda y facilitadora durante todo el evento. Catamos tres vinos de Solaz: blanco, rosado y tinto, los dos primeros, refrescantes y jóvenes, el tinto potente y goloso. Nos dieron unos auriculares para poder seguir los comentarios de la cata, eran más de cuatro filas de mesas y algo más de 50 personas en cada cata, mientras, en el resto del espacio sonaban The Mocker Djs. En la cata conocimos a una bloguera que había ido a cubrir el evento, una genial valenciana muy trendy, os pongo su blog: whatstrendblog.blogspot.com. A partir de ese momento pasamos todo el evento juntas.

Después de Solaz fue el momento de McENROE, uno de los grandes. El concierto genial, el espacio iba creando ambiente y se llenaba de público. Nosotros nos íbamos animando cada vez más y nos fuimos directos a la cata de Berberana. Nos pusimos en primera fila, para no perder detalle y allí descubrí que la cata la dirigía una cara conocida para mí, Miguel Díez, enólogo, organizador del evento y paisano, la vida es un pañuelo. Le acompañaba Jorge Maldonado, un tipo muy majo con el que compartimos vinos un rato después. Los Berberana muy enfocados al evento con sus Tempranillo & Tapas, un nuevo concepto dirigido a un público joven. Recomendables y modernos.

Era momento de reponer fuerzas, llevábamos muchos vinos y más de cinco horas en el evento y había que prepararse para escuchar a HIDROGENESSE. Salimos fuera y pasamos un rato de lo más agradable en la barra de “Casa Pepe” con Jorge Maldonado y algunos compañeros de la organización, con los que charlábamos e intercambiábamos impresiones sobre el evento, y sobre vinos.

No llegamos a entrar a la última cata de Alma de Magno, nos quedamos fuera charlando y escuchando música, eso sí, nos tomamos un cóctel Alma Lima, muy rico.

La noche terminó escuchando a Layabouts. Fue una tarde-noche divertida, diferente, con buenas sensaciones y con muchas ganas de que llegue el EnoFestival 2014. Porque como ya dije, vino para quedarse.

 

2 Comentarios

Comenta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.